Las ballenas jorobadas y su largo viaje en busca de calor

Alejándose del intenso frío de los polos en búsqueda de temperaturas cálidas para reproducirse, miles de ballenas jorobadas llegan todos los años a las costas de Sur América. Su zona de reproducción va desde la costa norte de Perú hasta la Bahía de Panamá, donde atraen a miles de turistas que observan encantados a estos gigantes gentiles.

image3

¡Las ballenas jorobadas son inmensas! El macho llega a medir hasta 14 metros y la hembra 19. Su danza suave y juguetona sobre el océano azul, y el chorro y vapor de agua que escupen sobre sus cabezas es un divertido espectáculo que fascina a todos los que tienen el privilegio de observarlo.

En Ecuador desde hace muchos años miles de turistas e interesados en la fauna marina llegan hasta los balnearios de Súa, Puerto López y Puerto Cayo, para observar la magnífica función.   Estos balnearios  de la costa ecuatoriana se favorecen enormemente de las ganancias que generan para ellos las visitas de los turistas.

Cuando no se explotaba esta actividad, los balnearios solo vivían de lo que ganaban durante el verano, que en Ecuador son los primeros cuatro meses del año.  Hoy en día gracias a las ballenas jorobadas estos pequeños poblados se pueden mantener con las ganancias que les dejan las visitas de los admiradores de estos nobles cetáceos.

image4

Sin embargo, algunos activistas protectores de las especies marinas se preocupan porque piensan que eventualmente las ballenas se van a alejar de las costas ecuatorianas. Esto es debido a que los barcos que acercan a los turistas a observar las ballenas, son impulsados por motores que alteran su tranquilidad.

El gobierno ecuatoriano ha tomado medidas para proteger a las ballenas jorobadas, emitiendo unas serie de leyes que regulan el tamaño y sonido de los motores de las embarcaciones que se acercan hacia ellas. De esta forma se protegen las  ballenas, que de otra forma se marcharían en busca de lugares más tranquilos.

 

 

 

Read More...

Una cooperativa justa

Manuel Rojas es un cafetero nicaragüense de la región Matagalpa, donde ha vivido toda su vida. Manuel está casado y tiene cinco hijos.  Él y su familia viven en una casita pequeña al borde de los 10 acres que cultiva.

En los últimos años, muchos de sus vecinos cafeteros han luchado contra la pobreza extrema. Han pasado hambre, les han faltado medicamentos importantes, y los hijos han dejado la escuela para ayudar a cultivar la tierra. Manuel se siente muy afortunado de no haber pasado por todo eso. Actualmente, forma parte de una cooperativa cafetera que trabaja para el comercio justo del café.

El precio del café puede variar bastante, dependiendo del consumo, de convenios internacionales de comercio y de las condiciones meteorológicas y ambientales, entre otros factores. Cuando hay buen clima y la producción de café es alta, los precios bajan. Cuando hay sequía o un huracán que afecte la región de Centroamérica donde vive Manuel, los precios pueden subir porque la producción de café es más difícil. Entonces, los agricultores suelen experimentar mucha incertidumbre con relación a sus ingresos, aunque los gastos de cultivar la tierra quedan iguales.

presentation1

Después del último huracán, Manuel decidió inscribirse en la cooperativa cafetera. Quería ayudar a su familia a tener una vida más estable. Él tuvo que dejar la escuela a los 10 años para trabajar en la granja de su padre, por eso prefiere que sus hijos sigan educándose para que puedan tener otra profesión, si la quieren, y una vida mejor. La cooperativa lo ayuda con este sueño. Exige precios justos y menos variables de los compradores de café y a cambio, exige un café de buena calidad a sus agricultores. Manuel se toma muy en serio la calidad de sus cosechas y está orgulloso de pertenecer a una cooperativa tan comprometida. Además, los agricultores con los que trabaja conocen la importancia de cuidar el medio ambiente; por eso usan técnicas sostenibles para causar menos daño a la tierra.

Ser parte de esta cooperativa ha beneficiado mucho a Manuel y a su familia. Sus cinco hijos siguen estudiando en la escuela. No son ricos, pero siempre han tenido suficiente para sus necesidades básicas. Manuel dice que lo que le hace sentirse rico, sin embargo, es que puede ayudar a sus vecinos.

Read More...

La Noche de San Juan

Hoy, 23 de junio, esperaba que saliera mi vuelo de regreso a casa cuando la auxiliar de vuelo anunció que había un retraso y que no podríamos abandonar la isla esa tarde. Un poco molesta por el cambio de planes, regresé a mi habitación del hotel para dejar mi equipaje. Otros pasajeros me invitaron a pasear por la ciudad.

Con curiosidad, le pregunté a un empleado del hotel cómo ellos celebraban la noche de San Juan. Don José me explicó que cada 23 de junio, a las 12 de la noche, las personas más supersticiosas realizan varios rituales para aprovechar las energías mágicas de la noche. En muchos lugares con amplia tradición cristiana, las personas se reúnen en torno a las hogueras para saltar por encima del fuego ya que, de esta forma, el fuego los protegerá de malas situaciones durante todo el año. En otros sitios, la gente entra al mar en la noche para saltar olas mientras piden que se cumplan sus deseos.

images

La celebración de la noche de San Juan tiene un trasfondo religioso y celebra el nacimiento de San Juan, el Bautista. En América Latina, esta celebración fue traída al continente por los inmigrantes europeos y los habitantes nativos la adoptaron y la modificaron, añadiéndole elementos propios de sus culturas. Por ejemplo, en Argentina se celebra la Fogata de San Juan, la cual representa, entre otras cosas, el reencuentro con los amigos y el homenaje a las tradiciones. En Chile, los conquistadores españoles reemplazaron las fiestas solsticiales del Machaq Mara y We Tripantu, que marcaban el inicio del año para aimaras y mapuches.

image2

En el Caribe las celebraciones son diferentes ya que la influencia africana hizo que se mezclaran los elementos cristianos y los africanos. En el caso de Cuba, la festividad más importante ocurre en la ciudad de Camagüey. Las fiestas comienzan la noche del 23 con la Lectura del Bando desde la casa de gobierno y, posteriormente, continúan con un desfile de música y baile por las calles principales de la ciudad. Al día siguiente, en cada barrio, los vecinos se reúnen y cocinan una olla grande de ajiaco, un plato tradicional cubano, y todos comen en grupos. Después de cinco días de celebración, el día 29, día de San Pedro, se quema un muñeco en la plazoleta de Bedoya y se pone fin a los festejos del San Juan de Camagüey. En Puerto Rico hacen muchos rituales para “despojarse de la mala suerte”, como por ejemplo tirarse de espaldas en la playa 7 veces a las doce de la medianoche o bañarse con flores. Cada ritual es diferente, pero lo más importante es no dejar pasar este día por alto y llenarse de energía positiva.

Después de conocer un poco más sobre la Noche de San Juan, estoy feliz de que se haya atrasado mi vuelo. ¡Vamos a celebrar!

 

Read More...